Cine

Nosferatu

Nosferatu CARTEL 1Hoy os voy a contar un secreto, acercaos, amigos, acercaos… más cerca, maaaas. Que os acerquéis, coño. Bien, bueno, resulta que… me gusta Nosferatu. Me gusta muchísimo Nosferatu. Tal vez alguno de vosotros, avispado él, se haya percatado de la sutil simbología que empapa a este blog, como cierto encabezado sombrío, o ese repetitivo sobrenombre  tan original con el que oculta -MAL- su identidad servidor. Muchos de estos agudos observadores varias veces me han pedido un análisis de la obra de Murnau, y siempre me negué, pues nunca me vi con el valor ni el talento suficiente como para aprehender tamaña obra. Nosferatu es un clásico  intocable al que hay que acercarse con humildad y paciencia, cualidades muy alejadas del urbanita y gafapasta del siglo XXI. Además, tampoco poco o nada nuevo podría decir que no fuera de segunda mano. Sin embargo, tal vez ahora sea el momento adecuado y un bautismo de fuego apropiado. Ya sabéis, blog nuevo, vida nueva y esas mierdas. Así que… helo aquí, la sinfonía del horror, Nosferatu de Frederick W. Murnau.


ec7

Naaahhh. No podíais ser tan pánfilos como para creer esta chorrada. No, aun no pienso aventurarme a analizar esta película. No tengo huevos, soy una nenaza. En un primer momento pensé en analizarla, sí, pero no la original de Murnau, si no el remake del 79 pergeñado por Herzog, con el cual tengo sentimientos encontrados, por lo que considere que más que un análisis critico iba a ser una masacre escrita por una yandere bipolar en sus días del mes. Viendo que mis opciones se agotaban, elegí ver y analizar una cinta mas cercana a mi nivel, La sombra del vampiro, un homenaje, digamos, a la película, su director y la figura del vampiro. Lo que no contaba era con un pequeño detalle: lo decepcionante que ha resultado y el asco que me ha producido. Así que… SE ACABARON LOS SENTIMIENTOOOOOOS.

502903d3-f7511e8a176a9a

¡¡IT’S RAPING TIME!!

Nosferatu tiene, al igual que muchas películas de terror, multitud de leyendas negras asociadas. Probablemente muchos hayáis oído hablar de las mas famosas, las de El exorcista o Poltergeist, donde se registraron apariciones, fenómenos extraños, e incluso muertes en el set o tras el estreno. Creo que en el caso de la segunda si se llego a hablar de “maldición” -en términos similares a la de Tutankhamon- por la prematura muerte de la niña protagonista Heather O’Rourke, con 12 añitos. La semilla del diablo, La profecía… hay muchas más con este tipo de historias, y no necesariamente de terror. Hasta El mago de Oz tiene el supuesto suicidio de un actor durante el rodaje, y para colmo decían que su cadáver era visible en una de las escenas. En el caso de Nosferatu, el detonante fue la figura del vampiro. Por aquellos locos años 20 la actuación de Max Schreck impresionó tanto que consideraron que era demasiado realista, demasiado para tratarse de un ser humano. Se llegó a decir que el actor era un vampiro real contratado para el rodaje; y este pensamiento se reforzaba, ademas, por la falta de información sobre su vida real y la ausencia de fotos, incluso que su apellido, Schreck, no existía, que no era más un apropiado seudónimo (pues significa miedo en alemán). No obstante la realidad es mucho mas aburrida, y si hay biografias del actor y fotos que nos confirman que no es que el pobre diablo fuera vampiro, no, solo un tío muy siniestro y muy feo. Es de esta premisa de donde nace La sombra del vampiro.

Max_Schreck_1922

Esto se llama carne de Tinder

En 1921, el director Friedrich W. Murnau (John Malkovich) se encuentra en las fases finales del rodaje de Nosferatu. Para dotar a su película de mayor realismo, Murnau decide contratar a Max Schreck (Willem Dafoe), un actor del método que ha asimilado tan bien su papel de no-muerto que actúa y se comporta como tal incluso fuera de cámaras. O eso es lo que hace creer al resto del equipo el director.

La sombra del vampiro tiene serios conflictos de identidad, conflictos que se van acrecentando conforme avanza el metraje. Lo que en un primer momento pareciera una mezcla entre el biopic fantástico y el homenaje, casi metacine, casi al final es un intento de comedia negra o una parodia deformada que termina por mutar definitivamente en un despropósito. Como decía Jack el Destripador, vayamos por partes. Desde el primer momento la película nos sumerge de lleno en el rodaje, abriendo precisamente con una escena dentro de una escena: Murnau, junto a su equipo, graban a Greta, la protagonista femenina e interés romántico -alimenticio- del vampiro en la original, en un balcón jugando con su gatito; a su alrededor, las cámaras y las luces junto a los técnicos de fotografía, y, junto a la cámara, presidiendo, Murnau, llevando la batuta, describiendo la acción, los sentimientos, los matices de la actuación. La mayor parte de las situaciones consiste a grandes rasgos en esto, el propio rodaje de Nosferatu.

eGlma3F5MTI=_o_la-sombra-del-vampiro-25-sub-esp

Bueno, rodaje… esto parece mas la autopsia de E.T

Mi primera impresión fue que me las veía ante un homenaje al clásico del cine alemán. Pero llega un momento en que la película abandona por completo este formato, empieza a ir por otros derroteros y se tira en plancha a la ficción pura, deformando situaciones y personajes. Vosotros me diréis: Pero Julio ¿Como pretendías que esto fuera un biopic realista si hay un vampiro REAL en la premisa? Y a eso mismo me refiero.

La película se esfuerza muchísimo en construir una atmósfera sea creíble y verosímil dentro de los limites de la ficción durante los primeros dos tercios del metraje, y utiliza recursos tan chapuceros como utilizar transiciones que no son mas que texto insertado en un fondo negro con una foto REAL que describe un evento REAL del rodaje de Nosferatu. Muchas escenas son reconocibles, por ejemplo, el como se grabaron ciertas escenas esta reflejado tal cual ocurrió, los problemas de financiación de la película y las dificultades que hubo para sacarla adelante ocurrieron de verdad. Y sin embargo, todo este esfuerzo es en vano ya no solo por el final, que no pienso decir aunque me encantaría, porque es deleznable, también hay muchos otros elementos que destruyen por completo esta atmósfera; entre ellos, los personajes, las actuaciones y los diálogos. No son actuaciones terribles ni diálogos sonrojantes, pero hay algo en como se desarrolla la comunicación, ciertas reacciones extrañas, como si fueran ajenas a lo que ocurre, como si no les importara que esta pasando o no fueran conscientes de la situación y reaccionaran de forma inapropiada; a grandes rasgos se sienten planas, acartonadas, falsas. Es algo que se aprecia, sobre todo, en momentos puntuales. Por ejemplo, si Max Scherck, en plena madrugada, luces apagadas y puertas cerradas, esta intentando forzar una cerradura y le pillas con las manos en la cerradura tu reacción no es: ¿No puedes dormir, Max? No, tu reacción es cagarlo a palos ahí mismo y partirle el cráneo con el pomo de la puerta. Como mínimo. O en el caso del vampiro, sorberle hasta el tuétano, no seria la primera vez. Hay personajes que si parecen tener algo más de alma, pero, no tienen presencia hasta el final o aparecen literalmente al final -y creedme, os hablo de un personaje mezcla entre fotógrafo e Indiana Jones-. Gerta, la actriz, no es más que un cebo que por desgracia habla y con una personalidad increíblemente desagradable -cualidad que comparte con el resto de personajes-. Y en cuanto a los protagonistas…

wmplayer 2012-07-27 14-00-34-12

MI GRABO COSAS, JURL JURL

Murnau comienza como el típico director obsesionado, enamorado de su propio arte y figura para terminar por convertirse en un verdadero sociopata, en un drogadicto e histérico pusilánime. Flaco favor le hace al personaje la interpretación de John Malkovich, que es muy enérgica, contundente, muy típica del actor, y se beneficia aun más por el contraste con el resto del elenco. Es imposible poder asimilar un cambio tan repentino por una simple mirada -esto lo entenderéis al ver la película-, y aunque si que es verdad que su megalomanía se ve reflejada desde el minuto uno, es tal la escala de degeneración que alcanza en los últimos momentos que roza lo caricaturesco. No se como seria el autentico Frederich W. Murnau, pero intuyo que poco o nada se parece a este sórdido retrato. Para colmo de males, el descubrimiento del conde Orlok, Nosferatu, que ha provocado tensión desde el minuto uno, es de lo mas descorazonador, precisamente porque la relación entre el director y el vampiro es de una cierta complicidad que choca brutalmente con tus expectativas.

la sombra del vampiro1

Te reviento, payaso

No todo van a ser malas criticas, por supuesto, la cinta tiene varias virtudes, la mas notoria, la figura principal, el no-muerto, el vampiro, Nosferatu. Desde el momento en que vi a Willem Dafoe entre el reparto ya sabia quien iba a ser el rostro de Orlok. Pongamos las cartas sobre la mesa, hablamos de un tío que al año siguiente haría del duende verde en el Spider-man mas llorón de la historia del cine, de un tío que cuando era joven y guapo ya tenia una mandíbula y una sonrisa para partir cocos a bocaos: si había alguien que pudiera poner esas contorsiones faciales y esas muecas era él, o Klaus Kinski, aunque este da mal rollo hasta en sus personajes “normales” -con amplias comillas-. Y no me equivoque, su interpretación es acertadísima, y su maquillaje, una obra de arte. Dafoe interpreta a un Nosferatu que rinde un sentido tributo al original y le dota de nuevos matices. Sus andares son extraños, sus movimientos son a veces casi convulsiones, su mirada es perturbadora, macabra, refleja horror y antigüedad, es la mirada de la degradación del inmortal, del paso de los años y la podredumbre. Sin embargo, es cierto que a veces cae demasiado en el homenaje y su interpretación se vuelve demasiado exagerada, casi caricaturesca por las poses y los gestos. Este era un problema que tenia también el Nosferatu de Kinski, la excesiva sobreactuación. Otra virtud que le concedo a esta versión es la reflexión que nos da acerca de la figura del vampiro, desde su perspectiva y su experiencia. Se trata de una escena poderosa pero muy breve, cuyo impacto desaparece al instante por un chiste macabro.

Un chiste macabro, esa es a mi parecer la mejor definición de esta película y su tara principal. La sombra del vampiro tenia todos los elementos para convertirse en un romántico homenaje a Nosferatu en particular, y a la figura de Murnau y el cine expresionista en general. He estado a punto de no escribir esta critica, conforme mas y mas escribía más sentía que estaba siendo excesivamente duro, y oye, tal vez lo este siendo. Si, es verdad que tiene muchos fallos, pero sus virtudes tienen el suficiente peso como para salvarla. Fue recordarme una y otra vez el final de la cinta lo que me ha dado fuerza para para llegar a este ultimo párrafo. Si queréis entender de lo que os hablo, mirad la película, no pienso destriparos nada, vosotros seréis los jueces entonces y podréis estar de acuerdo conmigo o mandarme a tomar por culo. Por mi parte, me he sentido decepcionado, muy decepcionado. Y a veces ese sentimiento es mucho mas difícil de asimilar que el saber que has perdido el tiempo con una mala obra.

Tendría que habérmelo imaginado viendo quien era su director… QUE ESTE TÍO HABÍA HECHO BEGOTTEN POR EL AMOR DE DIOS

giphy (1)

A MAMARLA

Anuncios

4 pensamientos en “Nosferatu

  1. Nosferatu es LA película :_) No sé si puedo decir que es mi película favorita porque se me da mal escoger sólo una cosa xD Con la del ’79 me pasa como a ti, tengo sentimientos encontrados xD La revisioné el año pasado y… bueno, mejor de lo que recordaba pero aún así, meh.

    La Sombra del Vampiro ya no la recuerdo mucho pero quizá si la viese ahora también vería esos fallos (o algunos por lo menos xD). Me gustó en su momento y también es verdad que Malkovich y Dafoe le dan puntos. Después de tu crítica no sé si quiero revisionarla, no vaya a ser que le baje mucho la nota :p

    Le gusta a 2 personas

    • La pelicula de Herzog se nota que, antes que Nosferatu, es una peli de Herzog, con toda su pretenciosidad, su fotografia raruna, sus personajes de carton-piedra y su Kinski. Esta bien, tiene carisma y un aura de oscuridad muy genuina que la hace atractiva. Pero como la original? Nah

      Siento que me he puesto excesivamente critico con esta pelicula, pero como tu dices, a mi tambien me gusta mucho Nosferatu. Este tipo de decepciones me dejan un mal sabor de boca…

      Me gusta

  2. La película se aleja del modelo propuesto por Caligari, debido al cuidado que pone en el uso de la gama de los grises y del gusto explícito por el paisaje como manifestación de una naturaleza viva y poblada de oscuras fuerzas. El expresionismo evolucionó, como no podría ser menos, sustituyendo las telas pintadas de El gabinete del Doctor Caligari por los decorados corpóreos e introduciendo un empleo más complejo y audaz de la luz como medio expresivo.

    Nosferatu es para mi el refente de esta época, junto con el Gabinete del Doctor Calighary, Metropolis, La muerte Cansada me parecen las mejores muestras del expresionismo alemán en el cine. Tanto la sombra alargada de la mano recordando al greco como el inolvidable drácula. Ya si le hubieran pagado los derechos al pobre Stocker podrían haberle dado mas vida al guion.

    Le gusta a 1 persona

    • Hasta en la propio Sombra del Vampiro te hablan de como rodaron en exteriores, lo caro que iba a resultar y como Murnau se encabezono y consiguio sacar esa idea adelante. Claro que todo eso, como digo en la critica, pasa a un tercer plano y termina por no importar un carajo.
      Se nota que te has empollado bien los temas, amiga Magina 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s