Música

Rick Wakeman – The Six Wives of Henry VIII

cover_40411718102008

Catherine of Aragon – 3:44
Anne of Cleves – 7:35
Catherine Howard – 6:35
Jane Seymour -4:46
Anne Boleyn – 6:32
Catherine Parr – 7:06
Puedo prometer y prometo que esta sera la último análisis que haga a un disco de los 70… al menos este mes. Pero no podía dedicar una entrada entera a Jon Anderson e ignorar a otro de los pilares de Yes, el exhibicionista y siempre grandilocuente Rick Wakeman, que pese a su breve paso por la banda, transformo por completo el sonido de la misma hasta transformarla en ese referente del progresivo de antaño. Si, también podría a hablar de Yes, pero como dije más de una vez con Miyazaki: me faltan huevos, muchísimos huevos. Así que nada, damas y caballeros, Rick Wakeman, el genial pianista, en su debut.
89158779_rick2_415388c

Rick Wakeman, caballero del zodiaco prerrafaelita

En el mundo del rock, Rick Wakeman es una leyenda. Ademas de su estancia en Yes, de los que se separo tras ese barbecho que os comente en Olias of Sunhillow, en el 74, el bueno de Rick ha trabajado con un sinnúmero  de músicos de altísima categoría, y tan dispares como John Williams, David Bowie (artífice de la enrarecida melodía de Mellotron de Space Oddity y la delicada Life in Mars), Elton John, Ozzy Osbourne o Brian May. Su carrera en solitario fue de las más prolíficas y exitosas de todos los ex-miembros de Yes, aunque en varias ocasiones volvió a la formación original junto a Jon Anderson, Bill Bufrod y Steve Howe y a la de Chris Squire (sí, hubo un tiempo en que las relaciones entre los músicos eran tan turbias que coexistieron dos Yes, allá por 1988), normalmente desarrolló toda su obra en solitario alternando con múltiples géneros, desde la rock-opera en los setenta (Journey to the Centre of the Earth), las bandas sonoras, covers y variaciones de obras de otros grupos, el new age, la música clásica contemporánea… El único denominador común entre tantos estilos son sus teclados y su inabarcable ego, capaz de las más inspiradas composiciones y despliegues de fantasía musical como de insoportables desfiles de dedos convulsionando para demostrar que solo hay un hombre capaz de tocar mil teclas en un minuto, y ese es Rick Wakeman, y te lo va a demostrar golpeando inmisericordemente al teclado con cada apéndice de su cuerpo, visible o no; Rick te quiere ver ojiplático, boquiabierto, impactado, aplaudiendo como un titi poseso. Porque esa es la mayor tara que Rick arrastra como músico, y probablemente venga de su formación como pianista de rock progresivo: es un exhibicionista, un showman, le encanta lucirse, se sabe el mejor, y para él mejor significa el más rápido. Y no pongo en duda que lo sea -aunque según el Récord Guinness ese puesto lo ocupa el húngaro Balazs Havasi, un pianista al que nunca he visto abusar este don en sus composiciones-, ni que su forma de tocar sea un espectáculo impresionante, porque lo es. lo que si pongo en duda es que el virtuosismo se componga en exclusiva de velocidad, ignorando los matices, los silencios, la melodía. Sabiendo esto ¿En que categoría podemos encuadrar este, su primer disco?

Los 6 temas que componen The Six Wives of Henry VIII pretenden ser un reflejo de las vidas y personalidades de las desdichadas féminas que pasaron por la vida de Enrique “pichafloja” VIII. Bueno, al menos eso es lo que él dice, porque yo no aprecio esa relación por ningún sitio, más bien creo que Rick tenía seis piezas individuales y las quiso asociar con las celebres esposas aprovechando que los números coincidían. El álbum se sustenta, como he dicho antes, en los teclados, que emulan una enorme cantidad de instrumentos, desde órganos eclesiásticos, clavecines, pianolas, Hammond; la batería, guitarra y bajo, también presentes y tocadas por antiguos compañeros de Yes -Bruford y White a la bateria, Howe a la guitarra y Squire al bajo-, actúan como meros acompañantes en esta ocasión.

Catherine of Aragon

El disco abre con Catharine of Aragon, de las pocas que pudieron presumir de salir con vida de su matrimonio, una pieza enérgica, grandiosa, pero bastante sobria para lo que es el marcado estilo del músico, en que el piano tradicional es el protagonista, al que se unen más y más teclados. A la mitad, es el sintatizador, acompañado de los coros, los que dan un toque casi pinkfloydiano, que termina de forma muy parecida a como empezó, con la misma sucesión de piano y teclados. El siniestro inicio de Anna of Cleves  se convierte rápidamente en una explosión de puro desmelene rockero gracias al vibrante Hammond y una batería desaforada; las manos de Rick Wakeman recuerdan a un Jon Lord en éxtasis, moviéndose con la misma energía, agilidad y frenetismo. Pero claro, esto no es Deep Purple, es Rick Wakeman, y él no puede dejar huérfano al Hammond y a la batería, y siete minutos permiten introducir aquí y allá nuevos teclados o una agonizante guitarra eléctrica. El piano de Catherine Howard, en cambio, nos da la bienvenida al mundo cortesano con más familiaridad. Sin embargo, esta aparente calma dura poco, pues todo vuelve a desbocarse con la aparición de un teclado muy cercano al que Camel usara por aquel entonces, y una pianola mas propia de un bar del oeste que de una corte que asfixia a un insinuante clavecín.

Anne Boleyn en directo, para que apreciéis el estilo Wakeman

Jane Seymour nos recuerda inquietantemente a la Tocata y fuga en Re menor de J.S. Bach, esa celebérrima melodía de órgano injertada en nuestro cerebros como banda sonora de todas aquellas películas de terror gótico trasnochadas, pero con todos los desvaríos propios del rock progresivo. Así llegamos a Anna Boleyn, la más famosa de las esposas y, tambien, la más famosa de las piezas de que se compone el álbum, una pieza rica en matices, que combina todos los teclados, instrumentos, coros y efectos con que contaba el músico. No podría decir cuales de todos ellos sobresale en particular dentro de la composición, aunque me gustaría destacar al clavecín y al piano, que dota a todo el conjunto de una atmósfera palaciega. Claro que en el momento en que aparecen los sintetizadores y los teclados toda esa atmósfera es eclipsada por el rock progresivo puro, marciano y desenfrenado. Como despedida tenemos a Catherine Parr, otra procesión de enloquecidos teclados que, a estas alturas del disco, lo mismo ya han terminado de saturar por completo al desprevenido oyente. A mi parecer, esta ultima pieza puede hacerse excesivamente cargante por la repetitiva melodía del Hammond. Sin embargo, ciertas partes de la misma desprenden una solemnidad particular, no se si por los coros o por las campanas que acompañan al cristalino teclado, rapidísimo y delicado como un arpa.

Jane Seymour
Entonces, ¿Qué ha ganado, la pura pretensión o la virtuosa ejecución? Pues en este caso me atrevo a inclinarme por lo segundo; mejor dicho, a afirmar categóricamente que este debut es la obra más inspiradas y conseguidas del británico. Escuchar toda la inabarcable obra de Rick Wakeman es un trabajo hercúleo, pero de entre todos los álbumes que he escuchado, este es, a mi parecer, el más accesible y equilibrado, el mas disfrutable y embriagador, y el que mejor ha envejecido. The Six Wives of Henry VIII es la prueba palpable de que el ego y el exhibicionismo no tiene porque ser un demoledor defecto y puede llegar a convertirse en tu mejor baza. Si queréis empezar con el rock progresivo, este es el disco. Disfrutadlo.
Anuncios

Un pensamiento en “Rick Wakeman – The Six Wives of Henry VIII

  1. A pesar de no haber escuchado tampoco toooda la obra de Rick Wakeman, me atrevería a decir también que lejos de ser pretenciosa (y aunque sea palpable que tiene un ego que no le cabe ni en su enorme teclado) se convierte en algo maravilloso y muy conseguido. Mi favorita: Jane Seymur, precisamente por ese homenaje o versus que le hace a Bach.
    ¡Y que no mueran nunca los 70s aquí, ni este mes ni nunca!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s