Libros

Ana María Matute – Olvidado Rey Gudú

olvidadoreygudú¿Recordáis cuando os comente que no me gusta leer en época de exámenes por miedo a olvidar todo lo memorizado? Bueno, como Dios me bendijo con el don de ser un subnormal, de entre todos los libros que podría haber elegido en ese entonces para amenizar un tanto mis noches, escogí este mamotreto de 900 paginas de Ana María Matute, tan gordo que corta la respiración al tenerlo en el pecho mucho tiempo. Cualquiera que me conozca o me haya leído estos años sabrá que ni me gusta leer libros largos, ni me gusta la fantasía medieval. Y la combinación de ambas me gusta aun menos desde que leí la saga de George R.R. Martin, de la que soy muy fan pese a lo cansina y torpe que me parece su forma de narrar y a la cantidad de caspa y paja innecesaria que contienen cada una de sus biblias. Pero vuelvo y repito: soy gilipollas. Y por eso elegí Olvidado Rey Gudú, elección de la que, pese a tres semanas de ardua lectura, no me arrepentiré jamas.

Si analizamos esta novela, tanto por separado, como por su contexto, descubrimos que se trata de una de las mayores rara avis de la literatura española y de la producción de su autora, Ana María Matute, una mujer a la que incontables jóvenes lectores deben su amor a la lectura. Si hacemos una somera comparativa entre los clásicos de la literatura según el idioma, se aprecia a la perfección que los españoles nunca hemos sentido fascinación por la literatura. Los ingleses tienen a Charles Dickens, autor tanto de novela costumbrista como de fantasmas; los franceses a François Rabeleis y sus insaciables gigantes; los románticos alemanes -Goethe, Novalis, Heinrich Heine-, que trasladaron el folclore germano a la poesía y al cuento; incluso los italianos, cultivadores del realismo más ortodoxo no fueron indiferentes a los encantos de la fantasía -Italo Calvino, Dino Buzzati, Carlo Collodi-. En cambio, de nuestra inabarcable historia de la literatura no son muchos los ejemplos de obras de carácter fantástico, y muchos menos son los de autores que consagraron su obra a este género. Si exceptuamos a Gustavo Adolfo Becquer y sus sugerentes Leyendas, los cuentos oscuros de Pedro Antonio de Alarcón, o ya en pleno siglo XX a los gallegos Wenceslao Fernández Flórez y Alvaro Cunqueiro, tenemos que adentrarnos en autores de nicho o casi olvidados para encontrar fantasía escrita en nuestro idioma. O irnos a hispanoamerica -Horacio Quiroga-. Sin embargo, que este tipo de literatura no se llevara entre los escritorzuelos snobs con su realismo y sus miserias no significa que el populacho garrulo no estuviera ansioso de oír historias de fantasmas, monstruos y leyendas de amor imposible entre seres feéricos y humanos. Eso explicaría porque una escritora del realismo social más crudo -guerra civil y posguerra-, miembro de la Academia, premio Planeta -cuando esto significaba algo-, Nadal -idem-, Cervantes y candidata al Nobel, terminó su carrera publicando solo novelas de fantasía medieval.

matute-2

Ana María Matute es como la abuela que todos queremos

La buena de Ana María Matute nunca tuvo una vida fácil. La guerra civil la encontró con 11 años, y la sombra de la posguerra la seguiría durante toda su juventud. Eso, unido al estigma que significaba ser mujer en un país rancio, de sotana y uniforme militar, hizo que su producción literaria tuviera por protagonistas la miseria, la tristeza, la infancia perdida, y que al principio fuera ninguneada, o censurada directamente. Su vida sentimental tampoco fue un camino de rosas: rozo la depresión durante muchos años, e incluso dejó de escribir novela la friolera de 2o años. Pero no vengo aquí como biógrafo de esta buena señora; con este pie de pagina solo quería volver a hacer hincapié en lo curioso que resulta que alguien que durante toda su vida ha escrito sobre la miseria de un pueblo con el realismo mas beligerante, tras un hiato de 20 años… volviera con una novela de fantasía medieval de 900 paginas.

Pero vosotros nos estáis aquí por nada de esto, ¿verdad?… vosotros queréis que diseccionemos al libro. Y es cierto, ¿de que va este libro?

Olvidado Rey Gudú nos narra la historia del reino de Olar y sus gobernantes, su ascenso y decadencia. A grandes rasgos esta es la trama, una crónica histórica de un reino imaginario en la que multitud de personajes aparecen y desaparecen dejando su huella en el Reino y en el universo creado por Matute; pero si hubiera que profundizar más diría que esta es la historia de Gudú, un Alejandro Magno cruel y déspota sin corazón que quería ver todo el mundo a arrodillado ante sí.

reino-de-olar1.jpg

Mapa del mundo de Gudú

Es muy difícil resumir una novela tan larga debido a la ingente cantidad de temas, personajes, situaciones, reinos y seres que la constituyen; pero aun más difícil es intentar analizarla, y creo que la mejor forma de empezar seria diciendo que NO es Olvidado Rey Gudú. Olvidado Rey Gudú no es una historia de fantasía épica medieval, no es una lucha entre el bien y el mal como El Señor de los Anillos, ni su ambientación medieval europea, intrigas palaciegas, guerras dinásticas ni sus seres sobrenaturales le acercan a Canción de Hielo y Fuego. La fantasía de Olvidado Rey Gudú es un híbrido entre el folclore europeo y la intimísima interpretación del inconsciente colectivo medieval de Matute; pese a estar poblado en su superficie por seres sobrenaturales, la naturaleza de los mismos es única, extraña e incomprensible; aunque ellos mismos intentan explicar sus actos y sus leyes, estas nos son demasiado abstractas como para entenderlas. La interacción entre personajes reales y fantásticos es superficial, existe una barrera de magia y espiritualidad que les separa, igual que les separa del lector, que nunca alcanza a entender como funciona el universo del libro, ni conceptos como el tiempo o el sueño que en esos seres son diferentes. Esta fantasía abstracta es así -creo yo, por lo que en el libro se intuye-, porque no es una fantasía “adulta” al uso, más bien es la fantasía que una mente infantil crea para divertirse, uno de esos mundos imaginarios en que el niño se refugia para jugar solo, que desaparecen conforme crecemos y que obedecen a una lógica inaprensible, porque es innata. La fantasía de Olvidado Rey Gudú es personal y única, más cercana a la fábula que al folclore medieval o las leyendas; mejor dicho, es la adaptación infantil que un niño haría de las historias oídas al calor de la chimenea.

La voz de Matute nos ayuda a sumergirnos en esta particular fábula acerca de las pasiones humanas, utilizando un lenguaje algo arcaico, con artificios y florituras trovadorescas, cambiando de registros ágilmente… quizá demasiado ágil. Me explico. La prosa de Matute es excepcional en todos los aspectos, rica y compleja, su dominio del lenguaje es incuestionable; lo que si es cuestionable es la estabilidad del tono. Algunos personajes hablan igual, se expresan con la misma cultura y vocabulario, y esto es un problema si esta voz similar pertenece tanto a un señor feudal, de buena cuna, como a un criado o un campesino. A veces, también, este lenguaje barroco tiene unas inflexiones raras, como si algunas palabras no debieran estar ahí por su “modernidad”. Pero claro, escribir 900 paginas manteniendo homogénea esta voz medieval es casi imposible, y más a la hora de describir tanto aspectos costumbristas y situaciones “reales”, como paisajes oníricos donde la imaginación se desborda en largas descripciones de sensaciones imposibles. Aquí es donde el talento y la pericia de Matute más brilla, transportándonos a parajes imaginarios y, a veces, surrealistas.

No me gustaría hablar de la historia mas de lo que debiera, así que no pretendo describir partes del argumento, ni ir más allá de lo dicho en los párrafos anteriores o en la contraportada del libro. Solo diré que la historia es dura, melancólica, violenta y desaforada como las emociones humanas. Muchos críticos han considerado esta obra como un espejo romántico de las pasiones que nos hacen humanos, sobre todo de las dos principales y antagónicas: el amor y el odio. En ese aspecto los personajes de Olvidado Rey Gudú aman y odian con tanta fuerza que les lleva, en el peor de los casos, a la autodestrucción. Esta exageración de la personalidad hace que nos sea imposible empatizár con los personajes la más de las veces, a no ser que seas un sociópata que da cigarros a los murciélagos. Sin embargo, pese a todo, no llegan a ser caricaturas, todos ellos tienen el suficiente desarrollo a lo largo del libro como para poder decir que son personajes complejos con una voz propia. Bueno, al menos eso puede decirse de los más frecuentes, de los protagonistas, que los hay, pues aun con su extensión en ningún momento os la he vendido como una novela coral al estilo Los Buddenbrooks, de Thomas Mann, o 100 años de Soledad, de Gabriel García Márquez.

Probablemente más de uno ya se esté poniendo en guardia,  esperando ansioso el envite crítico y bilioso al que os tengo acostumbrados, ¿Verdad? He sido demasiado benévolo en el análisis de la obra y oléis la trampa: que la voy a empezar a descuartizar a machetazos luego de este ensalzamiento… Pero no, hoy no es ese día, porque me cuesta mucho decir algo negativo de esta maravilla de libro ademas de la estabilidad del lenguaje. Bueno, si, si puedo. Esta no es una lectura fácil, se cuece a fuego lento y puede resultar pesada, sobre todo al comienzo y al final, en que si se aprecia un afán por terminar que lo hace sentir apresurado. Aunque creo que este es un defecto del que pecan todas las obras de tal calibre: requieren unas paginas de aclimatación para sentirte seducido por la historia. Pero cuando Olvidado Rey Gudu te tiene, te tiene, y vas  querer saber más de los gobernantes de Olar y las fantásticos habitantes que pueblan sus bosques, y qué se esconde allende a la estepa misteriosa. Olvidado Rey Gudu es una lectura mágica, una fantasía única y maravillosa, escrita con elegancia y sensibilidad, con personajes tan entrañables como despreciables que queda en la memoria y que no puedo dejar de recomendar, pese al posible trabajo que pueda requerir. Si os gusta el género no podéis perderos esta obra, pero id con cabeza, esto no es Juego de Tronos, ni The Witcher, ni El Nombre del Viento; y aunque ambas sean españolas… GRACIAS A DIOS NO ES MEMORIAS DE IDHUN.

lotr-frodo-gross-face.gif

¡¡YO OS MALDIGO!!

Anuncios

2 pensamientos en “Ana María Matute – Olvidado Rey Gudú

  1. No me extraña que con George tuvieses suficiente, la voy a empezar a releer en agosto porque yo también soy gilipollas y se me ha antojado JAJAJAJAJ. Este libro lo tengo en mis eternos pendientes porque al ser tan tocho lo prefiero en físico y nunca lo encuentro pero con tu reseña me has puesto los dientes muy largos. De hecho creo que es de mis reseñas favoritas de todas las que has hecho, muy sincera. Espero darle una oportunidad prontito -no me mates, no leí nada de ella porque hasta hace poco los españoles me daban pereza-.

    Y por cierto, me muero con que no te gustase MdI JAJAJAJAJAJAJ. A mí me gustó pero sí que tuvo mucho cliché para gustar a niñas y el tercero me resultó pesado de cojones JAJAJAJAJAJAJ

    Un beso!

    Me gusta

    • Si es que elejimos los tochos mas gordos y mas dificiles, hay que ver xD. Es normal que no te atrajera la literatura española, las clases de literatura en bachillerato, con tantos nombres y generaciones, solo nos enseñaron a estudiar y no a disfrutar de nuestros maravillosos escritores. En el momento en que te obligan a estudiar algo no vas a verlo como algo divertido…

      Y de verdad. Siento odiar tanto a memorias de Idhun. Pero juro que fue un antes y despues en mi vida. Se me quitaron las ganas de leer mas de ella, aun sabiendo lo que le gusta a la gente. Soy asi de raro. Lo siento D’:

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s