Trio de la Semana

Trío de la semana #4

Libro – Lagrimas en la lluvia

lagrimas05.jpgHe de confesar que nunca me había acercado a Rosa Montero desde que en bachillerato se dedicaron a martillearme con sus columnas de opinión en un intento desesperado porque aprendiera a hacer comentarios de texto para selectividad (Spoiler: no lo lograron). Podéis imaginaros que no le guarde especial cariño. Sin embargo, como podéis ver por el título de este libro y el mes de Vangelis… creo que os imagináis por qué no dude un instante en leer esta novela. Si, Lagrimas en la lluvia es una novela negra ambientada en el futuro cercano y protagonizada por una detective… replicante; pero ahí es donde empieza y termina toda semejanza con la obra de Ridley Scott; es más, el universo creado por Rosa Montero es consciente de la existencia de la película y la menciona en un momento. La historia nos cuenta la investigación de Bruna Husky -si, los nombres de Rosa no son de lo mejor de la novela…-, una detective contratada para resolver una serie de asesinatos de replicantes en un Madrid futurista y convulso, en un ambiente marcado por la segregación, la violencia interracial y la pobreza. Como la buena novela negra, el universo y la sociedad resulta mucho más interesante que la investigación, y diría que la mayor virtud de la historia reside en el universo de ciencia-ficción creado por Rosa, con los pies en la tierra -pese a la existencia de alienígenas y reinos extraterrestres-, muy original y único. Si tuviera que criticar algo sería el pésimo ritmo en el desenlace y la resolución de la investigación y cierta moralina a la hora de tratar los conflictos raciales, hay una ligera linea que separa la crítica del sermón sobre la que Rosa gusta de caminar con paso de funambulista mas beodo que sobrio. Por lo demás, es una muy buena novela negra y un sentido homenaje al mundo ideado hace casi 50 años por Philip K. Dick.

Película – El secreto de sus ojos

el_secreto_de_sus_ojos-862971973-large.jpg

Seguimos con la novela negra. En este caso tampoco había visto nunca una película argentina pero he de confesar que me he estrenado con lo que debe ser lo mejorcito de su cine. En esta historia seguimos a un jubilado Benjamín Espósito, ex-oficial de un Juzgado de Instrucción, que intenta escribir una novela sobre un asesinato del que fue testigo y protagonista que le ha obsesionado toda su vida; este caso, a modo de columna vertebral, nos ira mostrando en flashbacks una historia de amor silenciada durante todos esos años. Ya solo como thriller es una obra impresionante, con una investigación sólida y varios giros muy interesantes. La historia de amor, en segundo plano pero evidente durante la mayor parte de la historia, es muy adulta, algo difícil de entender si te enfrentas a la película con una edad cercana a la mía, que soy un romántico frustrado y amargado; y aun así también la he disfrutado como un enano. Hay, ademas, algo en los planos que utiliza Juan José Campanella que hace que me resulten muy atractivos, y es que en muchos casos disfruta relegando a su protagonista a un lateral del plano, sin centrarse en él; son pequeños detalles que me gusta ver en el cine. No pienso acabar esta recomendación sin decir que RICARDO DARÍN ES LA POLL- y que tiene un acento *ejem* muy sensual ( ͡° ͜ʖ ͡°)

Música – Songs from the Woods
Songs From The Wood - 1977 Front.jpg

De entre todos los grupos de rock progresivo que nacieron a finales de los 60, Jethro Tull ha sido de los que más han variado su sonido y a la vez han mantenido una identidad más marcada. Fue en 1977 con este álbum cuando el grupo dio un giro a su música y cambio el progresivo por el folk, abandonando parte de su sonido rockero en busca de uno más campestre, pastoral incluso. Aunque la flauta de Ian Anderson, cantante y líder del grupo, siempre ha estado presente y venía aportando ese toque único a su sonido, es ahora cuando se convierte en la verdadera protagonista. Este álbum, además, se caracteriza por la utilización y fusión de multitud de instrumentos, la guitarra eléctrica y la batería acompañan las mas de las veces a violines y a la flauta, en otras aparecen xilófonos, metalófonos y campanas tubulares -en algunas canciones se aprecia un regustillo Oldfield- se codean con los teclados y la guitarra tradicional. El resultado de esta fusión es un sonido fresco, muy diferente del folk-rock que salió de la escena de Canterbury, agradable y bucólico, con canciones que satisfacen tanto a los amantes del rock mas ortodoxo como a los que buscan adentrarse en la verde campiña inglesa. Especial mención merecen el tema homónimo, The Whistler Hunting Girl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s