Libros

Kwaidan y otras leyendas y cuentos fantásticos de Japón

kwaidan-valdemar1.jpgHacía mucho tiempo que no traía ningún libro al blog fuera de los tríos que de vez en cuando me da por perpetrar; mi pereza no tiene limites a la hora de enfrentarme a un libro, más aun con los calores del estío. Pero por fin he podido leer una buena cantidad de libros y prometo que estos días os estaré trayendo reseñas y reseñas de literatura, y que mejor forma que empezar esta nueva etapa con un tomo que reúne dos de mis grandes pasiones, el terror y Japón.

Si alguno recuerda la reseña de El samurai sin Nombre no le pillara de sorpresa mi amor por la tierra del Sol naciente. Japón tiene en su haber una cultura rica y vastísima producto tanto de su aislamiento como de su antigüedad, una mitología y folclore mágicos muy presentes aun en su moderna y tecnológica sociedad, un arte singular con una estética chocante, una música introspectiva y espiritual, y con una mentalidad muy alejada de nuestros ideales y convenciones. Actualmente estamos algo más familiarizados con la peculiar idiosincrasia japonesa gracias en parte a los animes -o a pesar de ellos-, al cine, y a la globalización en general; si ha día de hoy nos sigue sorprendiendo, imaginad por un instante hace 200 años que impacto pudo causar en la cuadriculada mente occidental. No es de extrañar que un viajero empedernido, un aventurero abnegado de sangre mediterránea y celta como Lafcadio Hearn se maravillara hasta tal punto de llegar a cambiar su nombre por el de Yakumo Koizumi y decidiera terminar su vida bajo el milenario suelo nipón.

frontis

Lafcadio-sama

A Lafcadio Hearn le debemos gran parte de la comprensión del Japón místico y misterioso gracias a sus numerosos ensayos y cuentos, que recogían el folclore y la cultura de un país por aquel entonces más mito que realidad. Esta colección de cuentos, en particular, podría considerársela como una de las piedras angulares de su producción literaria, hasta tal punto que ha sido adaptado al cine en mas de una ocasión; porque ademas de ensayista y escritor, gracias a su ascendencia celta, Hearn era un avezado narrador de cuentos de fantasmas. Kwaidan reúne una enorme cantidad de cuentos y estampas muy breves donde el elemento sobrenatural es protagonista y que permiten entender, de forma somera, ciertos rasgos de la identidad japonesa. Muchos de los cuentos tratan acerca del ideal del amor japones, apasionado hasta la muerte, muy shakesperiano, pero con una respetuosa distancia entre los amantes; el honor, tema recurrente en numerosas historias de samurais; la religión budista, diametralmente opuesta a las religiones abrahámicas con unas inquietudes muy particulares; la venganza, siempre cruel y sanguinaria de la que es muy difícil escapar indemne. Una de las grandes virtudes de estos cuentos es su brevedad y concisión, su oralidad, por expresarlo de algún modo, se leen tan rápido y tienen desenlaces tan contundentes que podrían pasar perfectamente por nuestros cuentos de campamento a la luz de la hoguera. Y está su atmósfera, por supuesto, esa atmósfera de exotismo constante gracias a los nombres, las constantes referencias culturales e históricas, el budismo y lugares de la geografía japonesa, que te sumergen de lleno en el libro, viajas en espacio y el tiempo y te paseas en kimono, katanas ceñidas al cinto, sobre las esteras de santuarios y palacios como un espectador directo, empapándote de esa sugerente sensibilidad oriental.

kwaidan_5.jpg

Esta escena de por si bastante siniestra es un fragmento de Kwaidan, de 1964. Y creedme, si esta basada en el cuento que creo se vuelve bastante más siniestra…

Por supuesto, la calidad no es uniforme, al tratarse de tantos relatos hay algunos que destacan por su creatividad e imaginación, y otros que resultan muy poco inspiradores y pasan desapercibido. Sin embargo, no podría decir que me he encontrado con ninguno malo, como mucho mediocre, pero la calidad en general es bastante buena. Hay algunos como La historia de Kwashin Koji que destacan por una capacidad de inventiva asombrosa, otros como El jinete de cadáveres un karma pasional son tan terroríficos como divertidos por lo surrealistas que resultan, y porque empiezas a darte cuenta que en pleno feudalismo los japoneses ya estaban bastante tocados del ala; en otros destaca por la intervencion de criaturas mitológicas, como Historia de un Tengu, Yuki-Onna o Mujina. Varios de los cuentos contenidos en esta antología me han parecido sublimes, pero si puedo confesar que no producen terror actualmente, mas bien encanto y entretenimiento: el terror actual a avanzado mucho, y han dejado bastante anticuados a estos relatos en lo que a capacidad para estremecer se refiere. Dada su brevedad, podrían pasar perfectamente por una colección de leyendas, como unas Metamorfosis de Ovidio a la nipona, tal vez sea esta brevedad y simpleza la priva de toda esa carga terrorífica. No lo se, lo único que se es que me ha parecido un libro excelente, muy divertido y enriquecedor, y esto es gracias, en gran medida, al excelente trabajo de la editorial Valdemar, que ha salpimentado cada texto con multitud de pies de pagina que permiten entender a la perfección cualquier tipo de referencia, por peregrina y accesoria que esta fuera; no solo pasas un buen rato leyendo estos cuentos, encima también terminas por aprender del Japón mas ancestral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s