Cine/Libros

La llegada// La Historia de tu Vida

Nunca he sido uno de esos sibaritas pro-libro que gozaba de, tras ver la película, calentarle las orejas a sus amigos, conocidos y parientes con sentencias tales como “esto en el libro no es así y la película es una mierda”, “pues esto se lo han inventado y la película es una mierda”, “pues el libro es mucho mejor y la película es una mierda”, “eso no lo dice este personaje y la película es una mierda” o “¿Y donde esta Tom Bombadil?… y la película es una mierda”. Si os soy sincero, este tipo de personas suele repugnarme, y si tu, si, tu, asqueroso amante de Tom Bombadil, eres uno de esto, te aconsejo encarecidamente que saques la cabeza de tu culo y escuches la verdadera palabra de Dios en la Tierra, Murnau de los Ejércitos. Así que, dentro entrada.

No hay adaptación de un libro, cómic, serie, videojuego que, en su traspaso a la pantalla grande, no haya despertado mil y una polémicas y controversias. Creo que es una perogrullada decir a estas alturas de la vida que realizar una adaptación literal de una obra a un medio diferente es totalmente imposible. En una adaptación de libro a película, por ejemplo, deben haber ciertos cambios que permitan que la trama se desarrolle de forma mas cinematográfica, haya mas drama, simplifique sub-tramas que solo aportarían confusión por las limitaciones del formato y cambios que permitan enlazar estos huecos tras los cortes; en resumen, la obra original debe acotarse y podarse. Una película estándar suele durar dos horas, y pocas son las que se atreven a hacer cintas de mas de 3 horas; pero ni siquiera esas son capaces de captar toda la esencia de la historia original; ni siquiera el formato de serie, como hemos visto en Juego de Tronos, ofrece el suficiente espacio como para transcribir literalmente la novela original. Y con esto no quiero decir que no hayan adaptaciones infames que han decidido salir por la tangente y relegan el material original a un quinto plano, ni que todos los cambios de una película tengan siempre sentido o sean coherentes; y hay muchísimos ejemplos de películas terribles basadas en novelas o cómics buenísimos porque el director de turno o el guionista de turno estaba mas ocupado en arrojar sus excrementos al decorado que haciendo una adaptación medianamente comestible -COMO LA PUTA DUNE-. Del mismo modo que hay adaptaciones terribles, también hay adaptaciones que son buenas adaptaciones, o medianamente buenas, y sin embargo a nivel cinematográfico son verdaderos bodrios ¿Por qué? Bueno, tal vez porque el material original no fuera tan bueno como creías… Hay miles de variables y ejemplos, pero a lo que quería llegar es que, incluso si se alinean las esferas y la película es una buena adaptación y una gran película, siempre se termina por decir “si, pero el libro es mejor”. Da exactamente lo mismo, el libro es mejor, la película no tiene nada que hacer, ha intentado con todas sus fuerzas que la amen pero ha perdido, porque ha nacido para perder. ¿Por qué?

Hace poco estrenaron en cines La Llegada, esa cinta de extraterrestres del mismo tío que convirtió a Benicio del Toro en un Terminator latino en la que no salia ningún extraterrestre ni explotaba la Casa Blanca pero aun así parecía que era de ciencia-ficción porque unos huevos Kinder estaban flotando en el cielo. Hace poco también tuve la suerte de verla, ¿y sabéis que? me encanto como pocas películas lo han hecho; salí del cine casi levitando, con el alma caminando unos pasos delante de mi. Así de buena me pareció. Lo primero que hice al llegar a casa fue buscar información de la cinta y descubrí, sin apenas asombro, que estaba basada en un cuento, un cuento de un tal Ted Chiang, uno de esos autores laureados con todos los premios del género del que jamás había oído hablar. Le segundo que hice fue, lo habéis adivinado, hacerme con el libro y devorarlo, y, también sin apenas sorpresa, me encantaron todos los cuentos, no solo el original en el que se basaba la película. Sin embargo…

La película me gusto mucho más.

open-uri20150608-27674-wiquhr_3528045b

-¡MURNAU, VENDIDO, HIJO DE PUTA!- -¡QUE ARDA, QUE LO QUEMEN!- -¡ASÍ TE SALGA UNA HERNIA EN EL OJO, SO MUGROSO!- -¡ME DESUSCRIBO, UNFOLLOW, CABRÓN!

Ay, mis pequeños, no sabéis cuan fuerte me hace vuestro odio. Pero es así, aun tratándose de un cuento magnifico siento confesar que la película me ha parecido mucho más interesante, y que transmitía mejor el concepto de la historia en formato cinematográfico que en formato libro. Sin embargo, que me haya parecido mejor la película no significa que esto sea por ser una buena adaptación, pues ambas obras no tienen en común ni siquiera el titulo. En efecto, aun teniendo las dos premisas similares y un desarrollo más o menos parecido, La llegada y La historia de tu vida tienen no solo enfoques diferentes, sino que su mensaje e intención son diametralmente opuestas: mientras que en la película se profundiza mucho más en las relaciones materno-filiales, la paranoia pre-invasión, y la posible comunicación con otras especies inteligentes y como nos afectaría a nivel de especie, el cuento explora mas las implicaciones físicas, lingüísticas y matemáticas de una posible comunicación con una especie extraterrestre y que consecuencias podría tener a nivel personal .

(En este punto la reseña puede contener spoilers que, si bien no destripan partes importantes de la película, pueden ser suficientemente explícitos como pare merecer esta advertencia)

Littlefinger_Kills_Lysa.gif

ALLE VAMOS

Tanto en el cuento como en la película se respeta argumento base, inicio y a los personajes principales, porque esta es la historia de la vida de la Dr. Louise Banks, una experta lingüista a la que se le asigna la misión de intentar comunicarse con unos extraterrestres, los heptápodos, que acaban de aparecer por toda la Tierra sin revelar sus intenciones; no obstante, esta es la premisa, no el principio; ambas obras empiezan con un recuerdo: la doctora recuerda a su hija, su vida entera, desde que nació hasta su abrupto final; aunque mas correcto seria decir que se cuenta a su hija la historia de su vida  -recordemos el titulo original-. Y aun siendo este comienzo común, hay un distanciamiento inmediato, pues, como he dicho anteriormente, la película da mucha más importancia a esta relación que el cuento, por lo que la relación ha de ser más intensa, más dramática, en la primera que en la segunda. Aunque en ambas historias el hilo conductor sea el recuerdo y la vida de la hija, es en la película donde se explora más -tampoco mucho- y donde tiene mas fuerza, mientras que en el cuento no es más que un armazón desde el que construir explicar la ciencia del lenguaje y la física cuántica, que es lo que esta realmente interesado el autor. Esto puede entenderse mejor si comprendemos que clase de escritor es Ted Chiang.

Ted Chiang no es un escritor a tiempo completo, de hecho es informático, y además de relatos cortos también escribe manuales sobre softwares y ordenadores. Y dios mio, como se nota. Chiang es un enamorado de las matemáticas, y en muchos de sus cuentos no solo están presentes, son las protagonistas absolutas. Al igual que le gustaba hacer a Borges con el lenguaje y la metaliteratura, Chiang desarrolla sus tramas siguiendo muchas veces variaciones de formulas matemáticas complejas para modificar la realidad a niveles solo apreciables por aquellos que no son ajenos a esta ciencia; más de una vez he tenido que leer dos veces que ha querido decir en alguna explicación porque realmente se me escapaba, me costaba aprehenderlo, aun con los esfuerzos que hace el autor para resultar accesible hay veces en que el tema tratado es demasiado difícil para el profano -yo soy biólogo, pero confieso que no soy ningún adalid en física, y en matemáticas, menos-. La historia de tu vida explora la física cuántica y las bases del lenguaje hasta limites que resultan enfermizos, pero lo hace de una forma tan magistral, tan bien hilada, que incluso habiéndonos perdidos los matices podemos seguir admirando el desarrollo que va tomando la historia. Porque aunque la sustancia del cuento se encuentre en estas ideas tan abstractas, el desarrollo del mismo es sencillo de comprender, ademas de igual de efectivo que en la película, que por supuesto también conserva parte de este poso científico; pero aunque lo conserve, al no ser el enfoque principal, no trata las mismas ideas -Fermat no esta presente en la película, por lo que tampoco lo están las conclusiones a las que se llegan a partir de sus ecuaciones-. Pero, sin lugar a dudas, la verdadera diferencia que separa original y adaptación es el público de su mensaje.

Screen_20Shot_202016-08-16_20at_204.07.15_20PM.0.png

Como si 2001 la hubiera rodado Peter Jackson. Falta solo una fanfarria y unos hobbits correteando en lontananza

Solo para empezar, en el cuento no se habla ni de militares ni del gran terror que causaron los extraterrestres con su visita, el cuento se centra exclusivamente en la protagonista y los personajes íntimamente ligados a ella, una lingüista de 10, con conocimientos de física y matemáticas tan extensos como solo son posibles en una obra de ciencia-ficción. Por eso todo lo que se nos relata en el cuento afecta únicamente a la protagonista, a la relación que tuvo con su hija y que consecuencias tuvo para ella la llegada de los alienígenas. Sin embargo, la película nos cuenta como nos afectaría a nosotros, en plural, y como reaccionaríamos a un primer contacto, y en esto la película hace un trabajo magnifico al tratar la incertidumbre, la inseguridad y la paranoia; porque mientras que en el libro los alienigenas nunca son descritos como entes peligrosos, en la película directamente no se los describe, sus intenciones nunca se aclaran hasta el final. No solo eso, al centrarse la película en la especie humana en vez del individuo, nos permite tener una apreciación global, podemos saber lo que piensa tanto un científico, como un militar como un Johnny de extrarradio, y esto es un matiz muy interesante que no deja de enriquecerse cuanto más se sabe de los extraterrestres y su peculiar lenguaje y las implicaciones que tendría el mismo una vez que pudiera comprenderse. Es este enfoque distinto el que ha hecho que la película me robe el corazón, y es que desde que leí Solaris, la obra maestra de Stanislaw Lem, nunca he dejado de preguntarme como sería un contacto con seres tan diferentes a nosotros mismos. Esta obra, más la película que el cuento, ofrece una respuesta a esta pregunta bastante menos pesimista que Lem, pues si nos confirma que, pese a nuestras infinitas diferencias en fisiología y psicología,  la comunicación es posible, y que lo que venga de ella solo puede enriquecernos y mejorarnos como especie.

Puestas en una balanza de diferencias y semejanzas e ignorando por completo tanto la música como la fotografía -obviamente-, la obra original y la película están bastante separadas, hasta el punto que podría tacharse a la película de una mala adaptación, pero no por falta de elementos, precisamente por lo opuesto: por sus múltiples añadidos y cambios. Y es que el factor limitante en este caso no es el formato película, sino el formato cuento, pues si se hubiera hecho una adaptación literal del mismo éste ocuparía, siendo generosos, suficiente como para construir un mediometraje. Y ésta es una cinta de dos horas. Sin embargo, bajo mi perspectiva, todos estos cambios y añadidos convierten a La Llegada tanto en una película maravillosa como en una adaptación nefasta. Como igual de nefasta y maravillosa es Blade Runner… tal vez por eso ambas películas no respetan ni el nombre. Tal vez no nos enfrentamos ante a una adaptación, sino mas bien a una inspiración; lo ignoro.

Hacer una buena adaptación es una tarea muy complicada, una labor hercúlea que jamás merece reconocimiento, solo críticas: es como el doblaje, nadie lo elogia, nunca te das cuenta de él salvo cuando falla. Nunca he conocido a nadie que se atreva a reivindicar una película por encima de su material original, ni aunque esta película les haya gustado mucho. Por eso quería traeros aquí esta gran película, porque la considero una de esas rara avis en que la adaptación supera a la obra original. Y como ésta, hay muchas más, como John Carter -se que todos la odian, pero el material original es bastante peor-, La Lista de Schidler -es un libro, buscadlo si no me creéis-, El Padrino, Rebeca o Psicosis… y no sigo porque bastante larga ha quedado de por si la entrada, así que como conclusión os diré: ved La llegada y leed La historia de tu vida (de la que ya hice una reseña aquí), ninguna de las dos os van a decepcionar, y como habéis sido tan buenos de llegar hasta el final, aquí tenéis un koala.

oso

Anuncios

3 pensamientos en “La llegada// La Historia de tu Vida

  1. Me paso de puntillas por aquí porque ni he leído el libro ni he visto la película (y pretendo hacerlo, al menos la peli) pero quería dejar constancia de que he dado saltitos de alegría al leerte de nuevo y que sobre las adaptaciones estoy totalmente de acuerdo!! Son, como su propio nombre indica, ADAPTACIONES xDD A ver, en ocasiones sí suelo quejarme sobre algunas cosas (una trilogía de El Hobbit no tiene puto sentido, si hubiesen dicho que es El Hobbit+otras historias no habría problema xD) o cuando omiten algunos detalles importantes y si no has leído el libro no te enteras de por qué esto es así o asá… no sé, hay detalles que hacen quejarme pero por lo general los veo como productos complementarios y me cargan mucho los que no paran de sacarle peros y mierdas a las pelis xD

    Me gusta

    • Ais, como me alegra volver a tenerte por aqui; me alegro que te haya gustado la entrada. Y cuando te veas la llegada, tienes que contarme que te ha parecido, porque este año los Oscars estan encantandome XD.
      El tema de las adaptaciones ha generado debates en mi circulo social alcanzando a veces extremos chungos chungos; han habido enfados bastante fuertes porque yo defendia que algunas peliculas eran mejor que el libro. Como si les hubiese escupido a la cara, vaya XD. Pero es que es asi, no es descabellado que una adaptacion supere a la original ni hay que llevarse las manos a la cabeza porque la adaptacion no sea 100% el libro, comic o lo que fuere; ademas, para que querrias que fuera igual? ya tienes el libro para eso¡¡ Y que menciones al Hobbit es el mejor ejemplo: yo adoro a Tolkien, lo adoro muy fuerte, pero las adaptaciones del hobbit me parecen infames, asquerosas como peliculas, como un chicle estirado que ni respeta el tono de la novela, no como el señor de los anillos que me parecen obras maravillosas, tanto libros como pelicula -y por esto uno casi me mata, por decir que las peliculas son muy buenas XD-
      Madre mia que tocho acabo de soltar, perdona, que me he venido muy arriba. Nos leemos en otra ocasion¡¡ Un abrazo¡

      Le gusta a 1 persona

      • Totalmente de acuerdo!
        Yo siempre pongo de ejemplo Big Fish, que el libro me pareció soso y la peli es una de mis favoritas!!
        Y con el Hobbit es eso, que no han respetado nada. A mí también me gusta ESDLA 😀

        Vivan los tochos!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s